Doña Yolanda por siempre



POR RAMON COLOMBO-.Se fajó solita con su muchacho, hasta hacerlo hombrecito entre Villa Juana y Nueva York, ida y vuelta, vuelta e ida, para que se hiciera abogado, soñador y alborotador de conciencias. Y aunque añales después su muchacho ocupó el Palacio Nacional, a ella nunca se le vio figureando en fiestas de relumbrón, ni exhibiendo canonjías de gran matrona, ni opinando a favor o en contra de lo que su muchacho hacía como gobernante, pues la discreción y la serenidad normaron su conducta… (Y así partió de este mundo doña Yolanda Reyna, buen ser humano y noble ciudadana que, dígase lo que se quiera, bien merece descansar en paz).
Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior