RAMON CORDERO UN GRAN BACHATERO







Ramon Sánchez.-

Nunca me había detenido a escuchar con atención al bachatero Ramon Cordero, un cantante y compositor muy humilde del genero de bachata Cordero estuvo entre los mas populares en la década del 60 y 70.  El cantante nació en San Francisco de Macorís en el año 1940 y murió en la ciudad de Santo Domingo el 19 de enero de 2017.

A Ramon Cordero se le recuerda entre otra cosa por su bachata "Manantial de Amor, Entre copa y Copa y la Nieve de Enero", Aunque la mayoría de su canciones no fueron de su autoría, mezcló el ritmo dominicano con la ranchera mejicana teniendo grandes éxitos.

Fue un gran admirador de Pedro Infante y Antonio Aguilar.

Una de su canciones fue utilizada en una película, a pesar de eso murió pobre y sin recurso. Después de leer su biografía y escuchar algunas de sus bachatas pienso que este cantante y compositor no debe quedar en el olvido cuando se hable de los propulsores bachatero. 

En el pais su mentor fue el guitarrita y cantante Edilio Paredes compueblano suyo.

Los virtuosos arreglos de Paredes hicieron del repertorio de Cordero uno de los más difíciles de dirigir en el género de la bachata. Por esta razón, Cordero de vez en cuando acompañado por algunos de los guitarristas dominicanos más conocidos, incluyendo a Augusto Santos, Frank Méndez, Virgilio de la Cruz y Martínez de León. Aparte de acompañarlo en sus interpretaciones en vivo, donde su agilidad lo calificó como uno de los pocos músicos que podían tocar la música de Cordero tal cual había sido grabada, Santos y Cordero formaron el dúo “Los Inimitables”. Su colaboración resulto en algunos de los mejores duetos vocales en la historia de la bachata, entre ellos “Con golpes de pecho” y “Negra ¿Por qué me dejaste?”. Augusto Santos también hizo grabaciones con la primera guitarra en el sencillo de 1967 "La causa de mi muerte", una de las canciones más admiradas de Cordero.

La bachata cambió por siempre debido a todas las importantes introducciones de la guitarra eléctrica hechas por Blas Duran en 1987. Mientras una nueva generación de bachateros comenzaba a adquirir una fama nunca soñada por sus predecesores, bachateros como Ramon Cordero, quienes continuaron grabando y tocando con instrumentos acústicos continuaban luchando. Es común que las canciones populares sean re-editadas por las bandas más pequeñas que son el sustento del escenario de la bachata dominicana. Esto ayuda a mantener e incluso a extender la popularidad del artista original. Edilio Paredes expresó la irónica opinión de que la popularidad de Ramón Cordero podría haber sido limitada por la inhabilidad de la mayoría de las bandas que tocan los complicados arreglos musicales que grabaron a Paredes y otros bachateros. Sin embargo, durante la década de los 90s, el virtuoso trabajo y los valores de gran producción de Cordero continuaron atrayendo la atención de músicos semejantes, incluso a maestros del estilo eléctrico contemporáneo, como Mártires De León, que tocó la primera guitarra en el extremadamente exitoso CD de Cordero "Manantial de amor”.

Gracias a su voz perfectamente afinada y a su sentimiento instintivo por el canto, Cordero también fue buscado como director vocal para estudios como ENCA y ENFI en Santo Domingo. El dúo de Monchy y Alexandra es un ejemplo la calidad del trabajo de Cordero como director.

 



Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior