Madre de Esperancita a los religiosos: "No cojan la religión para lo que quieran"



SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La madre de Rosaura Almonte, más conocida como Esperancita, quien murió luego de que se le retrasara el tratamiento médico urgente para la leucemia que padecía, incluida la negativa a proveerle el aborto terapéutico que necesitaba para salvar su vida, exhortó a los religiosos que rechazan la despenalización del aborto, que «no cojan la religión para lo que quieran».

«Lo primero que lo voy explicar a esos religiosos que se hacen, que ellos tienen familia y que esto que me pasó a mi, le puede pasar a uno de ellos, vamos a ver en qué lugar ellos se van a poner, si pensar en un embarazo de un mes o pensar en su hija de 16 años, como yo estaba desollándome las rodillas pidiendo por mi hija, ello son religiosos si, pero su religión la cogen para los que ellos quieran», dijo Rosa Almonte Hernández.

A 8 años de la muerte de su hija, Rosa culpa a los doctores de destruir la vida de su primogénita, en decidir si salva a su hija o al feto.

«La tres causales no pueden salvar el mundo entero pero si muchas vidas, ese código en ningún momento a mi hija le iba, ese código atrasado, que esta sociedad que tienen y en la Constitución», expresó.

En el 2012, Rosa llevó a Esperancita, en ese entonces con 16 años, a un centro de salud, con fiebre y fue ingresada, según los médicos tenía Leucemia y estaba embarazada.

Rosaura se convirtió en un emblema para los grupos que promueven la despenalización del aborto en tres causales.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior