A raíz del anuncio de Abinader de una verja divisoria entre Haití y RD, medio haitiano da a conocer carta Jean-Pierre Boyer a José Núñez de Cáceres en 1822


Carta del presidente haitiano Jean-Pierre Boyer al presidente dominicano, José Núñez de Cáceres, publicada por el medio digital Rezo Nòdwès el 27 de febrero 2021, día de la independencia Dominicana.

Palacio Nacional en Puerto Príncipe,

11 enero de 1822

Al ciudadano José Núñez de Cáceres , líder político de Santo Domingo,

Ciudadano,

Ayer recibí su despacho No. 5º con el documento adjunto. Como el bien de mi país es objeto de todos mis cuidados, entraré francamente con ustedes en todas las explicaciones que requiere la situación actual en la zona oriental de Haití.

Si la verdad que me dirige puede ser apreciada por quienes están al frente de los asuntos en Santo Domingo, y si el fin de sus solicitudes es solo la perfecta regeneración de esta parte de la isla, sometida durante mucho tiempo a la humillación y miseria , esta regeneración se llevará a cabo tan rápidamente como pacíficamente, para satisfacción de todos los que tienen un interés real en ella.

Desde la proclamación de nuestra independencia, nunca hemos escuchado que la isla de Haití estuviera dividida; toda su extensión, incluidas las islas adyacentes, forma el territorio de la República: según lo determina el art. 40, título. 2, de nuestra Constitución generalmente conocida en todo el mundo, la República es una e indivisible: art, 31. Esto es lo que, al establecer la garantía de independencia, me impone las obligaciones que no puedo derogar sin rendirme culpable, tanto hacia las poblaciones actuales como hacia su posteridad más remota .

Por tanto, es el momento de preguntarse: ¿Por qué la parte oriental no se unió a la República desde la promulgación del acta constitucional? Porque los nuevos establecimientos no pueden alcanzar su punto de perfección sin antes haber pasado por la cadena de desgracias y catástrofes, que muchas veces provocan la destrucción de la empresa; y cuando esto no es así, es necesario que una larga experiencia, fruto solo del tiempo, venga a prestar su ayuda a la realización de la obra que se ha propuesto. Eso es lo que pasó en la República. Su historia de los últimos dieciocho años – nadie la desconoce – está ahí para demostrarlo: es inútil profundizar en este tema.

Las calamidades sufridas por nuestro gobierno son las que hasta ahora le impedían pensar en unificar todo el territorio; porque, si en sus cercanías, la parte oriental entonces gemía bajo el peso de las preocupaciones y privaciones, sin embargo ella estaba callada; y en ese momento hubiera sido inhumano exponerlo a los horrores de la guerra civil, cuando no estábamos en condiciones de unir todas las voluntades en un solo centro. Fue también el sentimiento de generosidad lo que impidió que mi antecesor despertara a quienes buscaban de él recursos para sacudirse el yugo de la vieja metrópoli, como lo había hecho al entregar armas y municiones a don Juan Sánchez de Ramírez , cuando la mayoría de sus conciudadanos había resuelto expulsar a quienes, por tratado, habían obtenido la posesión del país.

Declaro que animado por los mismos sentimientos me he comportado de la misma manera, negándome constantemente a proteger a las distintas partes que me han manifestado la intención de emprender la huida de toda dominación extranjera.

Enemigo del desorden y de todo derramamiento de sangre , estaba decidido a no prestar nunca ayuda a ninguna parte de los ciudadanos de Oriente , convencido de que no estaba lejos el momento en que podría llevar a cabo una revolución completamente moral, que, al cambiar la lamentable situación en que se encontraran, resultaría en reunir sin sobresaltos, sin violencia , a mis compatriotas de la parte oriental bajo la tutela de las leyes de la República. Esta vez fue indicada por la pacificación del Norte. Recibí emisarios de Saint-Yague (Santiago) , Saint-Jean (San Juan) e incluso Santo Domingo, quienes me aseguraron su deseo de disfrutar de las ventajas de nuestras instituciones . Pero, para no exponerlos a las inevitables calamidades de un cambio de estado, provocado por la fuerza de las armas, les aconsejé que tuvieran paciencia ; y en último lugar decidí dar un paso ostensible a favor del pueblo, dando a conocer mis intenciones al general de brigada Pascual Real, y lo que la prudencia y la humanidad exigían de ambos.

Fue con este propósito que se llevó a cabo la misión que encabezaba por el coronel Frémont: a su llegada a Santo Domingo, se encontró con el cambio ocurrido el 1 de diciembre.

Apenas se conocieron los actos publicados en Santo Domingo cuando los mismos habitantes del interior me los enviaron, expresando que, si habían mostrado algún entusiasmo ante la noticia de este cambio, era porque creían que el acto era conforme a la normativa constitucional, y que la indivisibilidad del gobierno de Haití sería la condición esencial de esta resolución. No me cansaba nunca de exhortarlos a la moderación y esperaba, para decidirme, el regreso de mis enviados.

Llegó el coronel Frémont y me entregó su despacho con fecha del 19 de diciembre. Me felicité porque no hubo derramamiento de sangre en el evento del 1 de este mes ; Sentí plena estima por todos aquellos que habían impedido su otorgamiento . Pero deploré el error que dictaba la organización de un gobierno separado del que ya estaba establecido por la ley fundamental del Estado, y que se declaraba parte de la República de Colombia.

Siempre inclinado a la indulgencia y a juzgar a los hombres por la pureza de mis principios , pensé que los que habían liderado el cambio del 1 de diciembre podrían haberse equivocado en la elección de los medios y que habían estado dominados por circunstancias que yo desconocía. ; y llegué a la conclusión de que si así fuera, no tardarían en volver de su error, porque necesariamente la gente, más desilusionada, se haría escuchar. No pasó mucho tiempo antes de ver que mi forma de pensar se hacía realidad, y debes saber que estoy bien informado. Aquellos que declararon que enarbolaban la bandera haitiana han cumplido con su deber; han conocido sus verdaderos intereses y deben estar a salvo de cualquier insulto .

Ciudadano, tiene demasiada penetración para haber confundido el primer entusiasmo del pueblo, al ver desaparecer la bandera de España , con los sentimientos manifestados de su voluntad que es, hoy, vivir bajo las mismas leyes que el resto de los haitianos . No debemos engañarnos: dos estados separados no pueden existir ni permanecer independientes entre sí en la isla que nos engendró ; y aunque el acto constitucional de Haití no hubiera decidido la cuestión de su indivisibilidad, la razón y la preservación de todos sus habitantes lo habría exigido imperiosamente.

Basta interesarse de buena fe en la prosperidad de esta isla para estar de acuerdo con esta verdad, porque, para ser efectivamente independiente, es necesario contar con los medios para defender esta independencia . La República, me gusta decirlo, ha adquirido, después de muchos disturbios, todos estos medios y puede

encontrar en sí misma los elementos necesarios para la conservación de su libertad y su independencia.

Mientras mis deberes están establecidos, debo apoyar locamente a los ciudadanos de la República. Los habitantes de Laxavon (Dajabón) , Monte-Cristy (Monte Cristy) , Saint-Yagüe (Santiago) , Puerto Plate (Puerto Plata) , Las Caobas, Las Matas, Saint-Jean (San Juan) , Neyba, Azua, La Vega, etc., etc., han recibido mis órdenes y las obedecen. Voy a recorrer toda la parte oriental con fuerzas imponentes, no como un conquistador ( Dios no quiera que este título entre en mi mente ), sino como un pacificador y conciliador de todos los intereses en armonía con las leyes estatales .

Espero encontrar solo hermanos, amigos e hijos para besarles y abrazarles. No hay obstáculo que pueda detenerme: todos pueden estar en paz por su seguridad personal y la de su propiedad . Y en cuanto a ti, ciudadano, que creo animado, como me anunciaste, del único interés de la patria, abre tu corazón a la alegría, a la confianza, *porque la independencia de Haití será indestructible por la fusión de todos los corazones, en uno mismo* . Garantizaré tus derechos y conservará tus títulos prestigiosos para con todos sus conciudadanos, al exhibir en Santo Domingo, al recibir este despacho, la única bandera que se adapta a la existencia de los haitianos, es la de la República de Haití.

Espero que tu respuesta, que pronto estará en mis manos, esté en consonancia con lo que te obliga el país donde naciste.

Tengo el honor, ciudadano, de saludarlo con distinguida consideración.

Jean-Pierre BOYER.

El despacho llegó al líder político de Santo Domingo el 18 de enero de 1822, quien se apresuró a reunir en el cabildo a los magistrados municipales ya todos los funcionarios civiles y militares; les hizo conscientes de ello … Algunos descontentos pronunciaron palabras de oposición, que sin duda habrían sido impotentes para apoyar; pero Núñez fue más allá e hizo izar la bandera haitiana el 19 de enero de 1822.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior