Aunque en segunda vuelta, encuestas anticipan retorno del “correísmo” en Ecuador


QUITO, Ecuador: Este domingo 7 de febrero se celebrarán las primeras elecciones generales del continente americano del año en curso, durante las cuales los ecuatorianos votarán por un nuevo presidente, entre otros cargos.

Con este proceso además se termina la gobernanza de Lenin Moreno, tenida como una de las más convulsas en la historia ecuatoriana, debido a que durante su gestión se registraron las protestas más multitudinarias en décadas.

También, una desbordada pandemia en la portuaria ciudad de Guayaquil y un viraje radical respecto a las políticas de su antecesor, Rafael Correa, quien se encuentra autoexiliado en Bélgica.

Pese al respaldo dado por Correa para que Moreno llegara a la presidencia, tan pronto alcanzó la dirección del país a su mentor, el que en los comicios del domingo apoya a Andrés Arauz, que lidera las encuestas, aunque todo apunta que será necesaria una segunda vuelta, frente al conservador Guillermo Lasso.

De manera inusual, en esta consulta participarán como candidatos 16 binomios, de los cuales 15 son hombres y sólo una mujer, a quienes les fue permitido promoverse hasta el pasado viernes 29 de enero, por la normativa que prohíbe la publicación de cualquier sondeo.

En Ecuador los ciudadanos de 18 a 65 años están obligados a votar, esperándose que se produzca un alto porcentaje de voto nulo y blanco.

Debido a la situación de pandemia por el coronavirus, la campaña inició el pasado 28 de diciembre, observando las medidas de bioseguridad, por lo que solo ha habido actos electorales en caravanas de automóviles y en plataformas virtuales.

Durante la campaña, algunos candidatos han participado en debates públicos presentando propuestas respecto a violaciones de derechos humanos, como la pena de muerte, cadena perpetua hasta la castración química por violación.

Otros temas de preocupación es el dramático golpeo de la pandemia del covid-19 (como también en todo el planeta), además de los efectos que ha tenido en la economía del país, así como el veto por disposición judicial, a la candidatura de Correa.

Respecto al tema de la pandemia, desde la primera ola de Covid-19, las imágenes de Guayaquil, con fallecidos en las calles por la saturación de hospitales y cementerios, sugerían el descontrol oficial de la situación.

La economía también ha sido estremecida como el resto de naciones, estimándose que más de dos millones de personas han entrado en el renglón de pobreza desde los primeros meses de pandemia.

Justamente, ahora la reanimación de la economía es la principal preocupación para los ecuatorianos según declaró a la agencia EFE, la decana de la Escuela de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas (UDLA), Ruth Hidalgo.

La experta en asuntos económicos y sociales señaló que “las preocupaciones que hemos visto reflejadas (en las encuestas) dicen que en primer lugar está el tema económico, porque la pandemia nos ha golpeado muchísimo”.

Hidalgo, que también es directora Ejecutiva de la Corporación de Participación Ciudadana, sitúa al empleo como segunda preocupación, lo que se entiende, ya que los datos de septiembre mostraban que 523,000 personas se encontraban sin empleo formal, uno de los peores indicadores en décadas.

Por último, también consideró que la gestión de la salud está entre los principales retos para el próximo Gobierno, aunque la vacuna ya se está aplicando en el país.

La preocupación es que aún con la inyección, la pandemia está lejos de estar controlada y, a pesar de que las imágenes de Guayaquil en marzo no se han vuelto a repetir, preocupa “el sistema de salud, porque hay evidencia de que pasa por un mal momento”.

En estas elecciones, sectores progresistas y populares ecuatorianos esperaban la vuelta al país de Correa, pero como candidato vicepresidente, no fue posible por haber sido condenado en el caso, “Sobornos 2012-2016”.

Los tribunales le impusieron ocho años de prisión e inhabilitación política por cohecho y creación de una red de corrupción, cargos que el expresidente niega y califica de persecución.

Segunda vuelta

El candidato de las izquierdas ecuatorianas, el “correísta”, Arauz, encabeza la mayor parte de las encuestas elaboradas el mes de enero sobre intención de voto para estas elecciones.

Como se apuntó antes, se requerirá una segunda vuelta para dilucidar quién llegará a la Presidencia del país, como revela un pormenorizado informe elaborado por la compañía multinacional de comunicación Atrevia, con presencia en Ecuador desde hace siete años, denominado “Escenario Electoral, Ecuador 2021”.

Refiere que de las diez encuestas publicadas en enero, solo una de ellas daría como ganador al contrincante liberal cristiano Guillermo Lasso, que obtendría el 38,1% de votos válidos, mientras que el resto de los porcentajes varía entre el 18,5% de la empresa Comunicaliza, y el 33,8% de Market, con un promedio del 26,3%.

El resto de los sondeos sitúa a Arauz como ganador, si bien en ninguno de los casos en una sola vuelta, subraya el informe.

La encuestadora refiere que la indecisión a estas alturas se encuentra en un 14%, por lo que se esperan abundantes votos blancos y nulos, calculándose que podrían alcanzar un 17%.

Si se materializan, estos porcentajes serían suficientes como para no sacar ninguna conclusión en primer intento del resultado electoral.

Los principales contrincantes de los pupilos “correítas” son los conservadores liberales Lasso y Alfredo Borrero, de la alianza Creando Oportunidades (Creo), a los que les asignan aceptaciones entre el 26 % y el 20,85 %.

Mucha posibilidad de Arauz

En el caso muy probable de la segunda vuelta, la expectativa de voto indica que si se produce los sondeos también favorecen a Arauz, porque el tercer favorito, el indígena y ecologista Yaku Pérez, recibiría alrededor del 13% de los votos, es más cercano políticamente al binomio apadrinado por el expresidente Correa.

Arauz encabeza el llamado “Binomio por la Esperanza”, el que de salir ganador se convertiría, con apenas 36 años, en el presidente más joven de la historia de Ecuador.

Entre 2015 y 2017, durante el Gobierno de Correa, fue ministro de Conocimiento y Talento Humano, y durante unos meses, ministro de Cultura y Patrimonio.

Como candidato, acude a los mítines por todo el país con una réplica de cartón a tamaño real de su líder Correa, prometiendo que éste será uno de sus principales asesores.  Además, quiere recuperar la senda de Correa, y promete reactivar el gasto social, así como romper con la austeridad respaldada por el FMI.

Entre sus propuestas destaca dar un bono de 1.000 dólares a un millón de familias en su primera semana en el cargo.

Guillermo Lasso

De su lado, el principal rival de Arauz, el derechista empresario y banquero Guillermo Lasso, quien en 1999, durante el mandato de Jamil Mahuad, fue ministro de Economía, nació en 1965 en Guayaquil, e intentará por tercera vez, tras 2013 y 2017, convertirse en el relevo del presidente Moreno.

Lasso considera que una vuelta al ‘correismo’ podría llevar al país a convertirse en una nueva Venezuela.

Los analistas señalan a su candidatura le perjudica la imagen de conservador y cercano a las élites, aunque Lasso ha cuestionado partes del actual plan de austeridad, insistiendo en que no aumentaría los impuestos al valor agregado, como recomendó el FMI.

Otras de sus propuestas es impulsar la inversión extranjera y el aumento de la producción de petróleo.

Yaku Pérez

Mientras, el candidato indígena, Yaku Pérez, cuenta con un buen respaldo, pero no lo suficiente, según las encuestas, para en esta oportunidad ser presidente, como nominado por el movimiento Pachautik.

Pérez ha sido opositor tanto de Moreno, como de Correa, desde su posición de presidente de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa (ECUARUNARI).

Se autodenomina izquierdista ecológico y comunitario, siendo proponente de que se prohíba toda actividad minera y limitar las nuevas concesiones para la producción de petróleo.

Las elecciones

Este 7 de febrero, más de 13 millones de ecuatorianos escogerán entre 16 candidaturas al nuevo presidente, además de 137 miembros de la Asamblea y cinco representantes del Parlamento Andino.

El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, confirmó retrasos en la impresión de las papeletas electorales. Esto provocaría que la votación se retrase a una hipotética segunda vuelta presidencial en abril.

Pero este no es el único problema: un error de impresión en 6 millones de papeletas del logotipo equivocado del movimiento político Amigo, les han costado a las arcas ecuatorianas 591,960 dólares.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior