Inicio de vacunación de maestros da una “dosis de esperanza” a miles de familias hispanas en la Gran Manzana


Que el plan de vacunación contra el COVID-19 haya dado un segundo paso para incluir en la fase 1B a los maestros en Nueva York, significa una “doble dosis” de esperanza para la quisqueyana Yemmy Tavares, residente de El Bronx: sus dos hijos de 4 y 6 años reciben clases bajo el modelo mixto (virtual y presencial), pero además su esposo es maestro es una escuela secundaria.

“Me parece que poco a poco vamos a volver a la normalidad. Yo tenía miedo al principio de que mis dos niños fueran a las aulas, porque son asmáticos. Pero pese a todos los riesgos, en las escuelas los maestros han venido haciendo un gran trabajo. Que a ellos ya se le esté poniendo la vacuna, es muy alentador para miles de familias”, comentó la isleña.

La estrategia de inmunización para los educadores y otros trabajadores que asisten en las escuelas públicas de la Gran Manzana comenzó el pasado lunes, con algunas confusiones sobre cuáles docentes y trabajadores debían estar de primeros en la larga fila para recibir las dosis.

“Todos aquí debemos tener un poco de paciencia. Somos millones en esta ciudad y nadie puede pensar que esto iba a ser un proceso sencillo. Así como lograron abrir las escuelas en medio de esta pandemia mundial, creo que también podrán proteger a la mayoría con este nuevo avance”, aseveró Tavares.

Desde el pasado 15 de marzo, cuando se cerraron las 1,800 escuelas públicas de la Gran Manzana ante el primer rebrote de COVID-19 hasta su reapertura en el pasado otoño, mantener bajo ‘el techo’ del sistema educativo a 1,100,000 estudiantes de los cuales un poco más del 40% es de origen hispano, ha sido uno de los desafíos más grandes de la Ciudad en tiempos de pandemia.

Aclaradas las dudas

El canciller de Educación de la Ciudad Richard Carranza, aclaró todas las dudas enviando una comunicación en donde especificó: “Si está trabajando de forma remota para una de nuestras escuelas en este momento, espere más orientación sobre cuándo programar su vacunación”.

Cuando José Zambrano, de 45 años, un maestro de música puertorriqueño de una escuela pública en East Harlem, recibió la información oficial por parte de la autoridad municipal, ya había hecho la solicitud para ser inoculado. Este martes recibió una comunicación formal que le precisaba que “debía esperar”.

El Sindicato de Maestros realiza un "balance" para determinar cuántos de los 80,000 docentes de la ciudad que asisten a los planteles quieren y pueden tomar las dosis de inmediato.

Inicio de vacunación de maestros da una “dosis de esperanza” a miles de familias hispanas en la Gran Manzana
Yemmy Tavares como miles de madres de familias hispanas considera un "gran paso" que se inmunice al personal escolar.
FOTO: FERNANDO MARTÍNEZ / IMPREMEDIA

Que el plan de vacunación contra el COVID-19 haya dado un segundo paso para incluir en la fase 1B a los maestros en Nueva York, significa una “doble dosis” de esperanza para la quisqueyana Yemmy Tavares, residente de El Bronx: sus dos hijos de 4 y 6 años reciben clases bajo el modelo mixto (virtual y presencial), pero además su esposo es maestro es una escuela secundaria.

“Me parece que poco a poco vamos a volver a la normalidad. Yo tenía miedo al principio de que mis dos niños fueran a las aulas, porque son asmáticos. Pero pese a todos los riesgos, en las escuelas los maestros han venido haciendo un gran trabajo. Que a ellos ya se le esté poniendo la vacuna, es muy alentador para miles de familias”, comentó la isleña.

La estrategia de inmunización para los educadores y otros trabajadores que asisten en las escuelas públicas de la Gran Manzana comenzó el pasado lunes, con algunas confusiones sobre cuáles docentes y trabajadores debían estar de primeros en la larga fila para recibir las dosis.

“Todos aquí debemos tener un poco de paciencia. Somos millones en esta ciudad y nadie puede pensar que esto iba a ser un proceso sencillo. Así como lograron abrir las escuelas en medio de esta pandemia mundial, creo que también podrán proteger a la mayoría con este nuevo avance”, aseveró Tavares.

Desde el pasado 15 de marzo, cuando se cerraron las 1,800 escuelas públicas de la Gran Manzana ante el primer rebrote de COVID-19 hasta su reapertura en el pasado otoño, mantener bajo ‘el techo’ del sistema educativo a 1,100,000 estudiantes de los cuales un poco más del 40% es de origen hispano, ha sido uno de los desafíos más grandes de la Ciudad en tiempos de pandemia.

Aclaradas las dudas

El canciller de Educación de la Ciudad Richard Carranza, aclaró todas las dudas enviando una comunicación en donde especificó: “Si está trabajando de forma remota para una de nuestras escuelas en este momento, espere más orientación sobre cuándo programar su vacunación”.

Cuando José Zambrano, de 45 años, un maestro de música puertorriqueño de una escuela pública en East Harlem, recibió la información oficial por parte de la autoridad municipal, ya había hecho la solicitud para ser inoculado. 

Este martes recibió una comunicación que le precisaba que "debía esperar"

“Es comprensible. Yo solo voy a la escuela a una reunión cada quince días de planificación. Mi contacto con los alumnos es a través de las plataformas virtuales. Es complicado enseñar artes a distancia. Nos hemos venido acostumbrando. Pienso que aunque ya está la vacuna, igual seguiremos todo este año escolar bajo esta modalidad. Nada luce rápido con este virus”, opinó el educador.

La expectativa de este maestro no se aleja de los cálculos de las autoridades de Salud estatal. Se proyecta que para terminar esta segunda fase de vacunación que incluyó también a policías, bomberos, rescatistas, trabajadores del transporte público y todos los neyorquinos mayores de 75 años, se requerirá 14 semanas con base a la disponibilidad actual del fármaco.

“Al igual que muchos trabajadores de salud, yo he escuchado a compañeros que van a la escuela todos los días y no van acceder a inyectarse. Hay muchas historias. Es normal, para algo tan nuevo. Tengo otros compañeros que simplemente son muy alérgicos y necesitan esperar chequearse bien. La Ciudad tendrá que bregar con esto”, añadió Zambrano.

En efecto, voceros del Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) a través de sus exhortaciones han aclarado que aunque están ofreciendo todos los canales para un plan “accesible, gratuito y seguro”, no será una exigencia vacunarse para continuar en el sistema educativo.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior