Luis Abinader y Raquel Arbaje inundan de cariño el Palacio Nacional


SANTO DOMINGO.- La pareja formada por el presidente, Luis Abinader, y la primera dama, Raquel Arbaje, es la más cariñosa que ha habitado el Palacio Nacional, al menos en los últimos 24 años.

Leonel Fernández y Margarita Cedeño; Hipólito Mejía y Rosa Gómez; y finalmente Danilo Medina y Cándida Montilla son los tres matrimonios que antecedieron a los tortolos Abinader-Arbaje, pero con ninguna se tiene registro de tanto derroche de cariño en las paredes del palacio presidencial.

Aunque han ganado más notoriedad ahora que ostentan los títulos de presidente y primera dama, la pareja Abinader Arbaje hace años exhibe su amor en público, mismo que ahora está inmortalizado en fotos, videos y publicaciones en internet en las que se expresan lo que sienten.

Durante la campaña de 2016, en la que él perdió frente a Danilo Medina, y la de 2020, en la que ganó la presidencia, se les vio tomados de la mano en caravanas, besarse en actos públicos y declarar su amor en múltiples entrevistas por separado.

En una entrevista con la periodista Lily Luciano para el Periódico Hoy, Arbaje narró cómo inició la historia de amor. «A Luis lo conocí cuando tenía 18 años en casa de un primo suyo que cumplía años y ofreció una fiesta. Vi a Luis hablando con mis primos, yo sabía quién era, pero no lo conocía, entonces me acerqué y le llamé la atención. Él preguntó quién era yo y le dijeron que era la hermana de Ricardo y Mónica (él conocía a mis hermanos)».

«Duramos conociéndonos tres meses y luego iniciamos el noviazgo. Después de cuatro años y pico de noviazgo, un día, en el hotel de su familia (Sol de Plata), Juan Bosch me había recitado una poesía sobre los “ojos moros”, ojos árabes, y parece que eso le dijo a Luis “pídele matrimonio”. Entonces salimos a caminar junto a Bosch y Luis, que no es del tipo de arrodillarse ni nada de eso, empezó razonándome sobre el tiempo que teníamos juntos y lo bien que nos llevábamos. Recuerdo que don Juan iba a pasos muy rápidos y le dije “espérese que me están pidiendo matrimonio”. Y ahí comenzó nuestra vida juntos. Hemos construido un matrimonio que para mí es ¡mi matrimonio perfecto!», continuó narrando al medio en 2016.

25 años más tarde son la pareja presidencial y continúan exhibiendo complicidad, compañerismo y admiración mutua.

No escatiman muestras de afecto en público, no temen romper el protocolo y se miran fijamente durante actos oficiales demostrando que «¡Para todo hay tiempo en la vida!».

Incluso para acostumbrarse a los formalismos, algo que al presidente le ha costado a dos meses de asumir la investidura.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior