“Nunca imaginé que tenía el virus”: hispano en Nueva York pasó 53 días en hospital y tuvo que aprender a caminar de nuevo

NUEVA YORK-.Casi un milagro permitió a Brian Morales volver a su casa en Elmhurst (Queens) después de pasar 53 días en el hospital Long Island Jewish Forest Hills-Northwell Health, donde el personal lo despidió con aplausos.
“Muchos escalofríos y muchas lágrimas”, dijo Rosemarie Robinson, directora auxiliar de enfermería de la unidad de terapia intensiva (ICU) del hospital. “Lágrimas de felicidad por un cambio”.
Las enfermeras le dieron un pastel de chocolate “para el camino”, porque saben que Morales disfrutaba esa delicia cuando se sometía a fisioterapia.
“Se trata de descubrir qué es lo que hace que un paciente funcione y poder brindar atención a ese nivel”, dijo Merav de Guzmán, gerente de Atención Centrada en el Paciente y la Familia en el hospital. “Si no hacemos eso, no creo que tengamos éxito”.
La historia de Morales es positiva en una ciudad que ha visto tantas tragediascasi 22 mil muertes por COVID-19 al día de hoy, según el Departamento de Salud.
Morales “Fue uno de los afortunados que mejoró”, afirmó Syed Iqbal, médico tratante del hospital.
El joven de 28 años fue al hospital después de lidiar con una tos fuerte y dolor de garganta durante casi dos semanas. También tenía dificultad para respirar cuando trataba de dormir, aunque pensó que solo era gripe. “Nunca imaginé que tenía el virus”, dijo.Morales tenía presión arterial baja y fiebre alta. Estuvo en un ventilador por 23 días. Debido a la gran cantidad de casos, pasó tres semanas en el Hospital de la Universidad de North Shore en Long Island antes de ser transferido de regreso a Forest Hills.
Poco a poco lo sacaron del ventilador y le pusieron un respirador. Las últimas dos semanas de su estadía se dedicaron a la fisioterapia porque no podía caminar después de estar tanto tiempo en la cama.
“Después de dos meses en la cama, es muy difícil para ti caminar y tampoco pude escribir porque tus manos están débiles”, dijo. “Todo tu cuerpo es débil”.
Ahora Morales se está recuperando en casa, aún trabajando para desarrollar su fuerza.
“No hay mejor sensación que devolverle a una madre a su hijo”, dijo De Guzman.
Y Morales en recuperación tiene una nueva perspectiva de la vida. “Siento que estoy viviendo mi segunda vida, la segunda oportunidad, así que tengo que aprovecharla al máximo y disfrutar de la vida cada segundo”, dijo a Queens Chronicle.


Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior