“Independientes”, “sin partido”, consolidarán el triunfo del “Cambio”

Interpretando los signos de los tiempos y agregando al análisis la inaudita suspensión de las elecciones municipales se concluye que Luis Abinader se ha consolidado como candidato puntero para las elecciones de Mayo y que pudiera ganar la presidencia en primera vuelta contando, hasta ahora, con una mayoría robusta y creciente que desborda ampliamente su votación del 2016.
El “voto duro partidario” del PRM y aliados ha sido captado por Abinader en una alta proporción y, también, ya es el preferido de vastos sectores que no lo votaron hace 4 años. Múltiples encuestas patrocinadas por entidades empresariales, no divulgadas al público, detectaron una intención de voto por Abinader superior al 50%, pudiendo triunfar en primera vuelta.
Recordemos que un 63% de los ciudadanos ha declarado que no simpatizan por ningún partido considerándose  “independientes”, y sólo un 60% de los encuestados señaló que votaría en las elecciones municipales y nacionales.
Al margen de obstáculos inducidos que provocaron la suspensión de los comicios municipales, muchos ciudadanos no habrían votado, aun en el caso de que hubiese sido un proceso “normal”, razón por la cual deben redoblarse los esfuerzos para que ellos voten por el “Cambio”.
El triunfo de Abinader en primera vuelta tiene, como factor básico, la ratificación de lealtades y la votación de quienes hoy día ya comprometieron sus votos a favor del “Cambio”. Partiendo de  ese acervo electoral, la probabilidad del triunfo dejaría de ser un fenómeno aleatorio puro y se convertiría en un hecho cuasi determinístico si se logra el apoyo de amplios sectores de ciudadanos “independientes”, siendo muchos de ellos eternos abstencionistas por desconfiar en los políticos y rechazar  los partidos. A ellos debemos recordarles la expresión de Bonaparte: “La revolución puede hacerse con el ejército, o sin el ejército no contra el ejército”. En el contexto actual debemos proclamar: “La democracia puede implementarse con los partidos o sin los partidos, no contra los partidos”.
Quienes no tenemos militancia partidaria debemos reconocer que los partidos son los instrumentos fundamentales en la democracia y, para perfeccionarla,  ciudadanos empoderados deben ejercer su derecho al voto y exigir a los políticos que respeten la ley y actúen a favor de todos, propiciando el desarrollo económico-social colectivo, no para beneficio propio e individual. 
El dominio hegemónico del PLD comenzó en 1996, hace un cuarto de siglo y ha gobernado sin resolver los problemas básicos de la nación, sin respetar las instituciones, endeudando el país, gastando en educación sin desarrollar el cerebro de las nuevas generaciones como lo muestran los resultados en lenguaje y matemáticas de las pruebas PISA, agravando la inseguridad ciudadana y convirtiendo su partido en una Corporación de negocios para enriquecer a sus miembros, con escasas y honrosas excepciones.
¿Se habrá auto incriminado Danilo proclamando que no había forma de impedir el triunfo del PLD sabiendo, en sus adentros, que sólo tendría posibilidades de ganar comprando votos e impidiendo la libre votación ciudadana? Según el PLD la suspensión de las elecciones se debió al “sabotaje” hecho por la oposición. ¿Podría esa denuncia del PLD,ser tipificada como “operación de bandera enemiga” que consiste en cometer una acción atroz, endilgársela al enemigo, declararse víctima siendo victimario y así tratar de justificar ataques a los rivales?.
Hitler incendió el edificio del Parlamento y acusó del hecho a sus opositores, para perseguirlos. También simuló que los polacos asesinaron alemanes en la frontera, como coartada para invadir Polonia. Perón mandó a quemar una bandera argentina para acusar de ello a los católicos y poder reprimirlos.  Quienes creen en el denunciado “sabotaje”, ¿también creerán que “el PLD fue creado para completar la obra de Duarte” y, además, que “el país se divide en corruptos y peledeístas”? Proclamando por anticipado el triunfo del PLD, ¿intentaba Danilo obnubilarnos con una “profecía autocumplida” o sea, habría pronosticado su victoria, para luego manipular la realidad, maliciosamente, tratando de hacer cumplir su predicción a base de fuerza?
El asistencialismo ha reducido la abstención de los más pobres “comprando” sus votos. Muchos “independientes”, de estratos medios y altos, son abstencionistas que el PLD no logró subyugar o seducir y representan uno de los nichos más propicios para lograr nuevas y masivas adhesiones a favor del “Cambio”. Esos ciudadanos, creadores de opinión, bien motivados, votarán para desplazar al PLD del poder. Abinader cosecharía esos  votos, garantes de una victoria holgada en primera vuelta, ratificando su mensaje  ético, renovador, a través de voceros legítimos  con fuerza moral para cautivar a  miles “sin partido”. Danilo aplazó la inauguración de Punta Catalina , lo que no es grave. Sí fue grave el retraso de  más de 28 meses en su construcción.    
¡Comparte esta noticia!

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior