AMAURY Y UN SOLO DE LOS PALMEROS RESISTEN HASTA EL FINAL LUCHANDO CON ARROJO Y GALLARDÍA

Redaccion-.
SANTO DOMINGO.-Hoy se cumplen 48 años de las mas desigual de la batalla escenificada entre cuatro hombres mal armado encabezado por el joven de 26 años Amaury German Aristis y un contingente de guardias y policías dirigido por el entonces secretario de la fuerza armada general Ramon Emilio Jimenez y el jefe de la policía nacional mayor general Neit Nivar Seijas.
 En la refriega se pudo ver un gran despliegue de tanquetas y armas de todos los calibre que dejo en vilo a los ciudadanos del kilómetro 14 y a todo el que circulaba por la avenida de las Américas.

Una casa ocupada por los palmero fue atacada al amanecer de ese día por un enorme contingente militar donde cayeron Bienvenido Leal Prandi (la Chuta? y Ulises Ceron Polanco.

Amaurys y Virgilio Perez Perdomo se refugiaron en una cueva y desde allí enfrentaron a mas de cuatro mil soldados armados hasta los dientes con armas de todos los calibres incluyendo helicópteros  equipados con armas de grueso calibre y hasta luces infrarrojas. 

El cerco a estos dos jóvenes se extendió durante todo el día, la Fuerzas Armadas y la policía Nacional sufrieron innumerables baja de oficiales y alistados. 
CONOCE MAS DE LOS PALMEROS Y AMAURY GERMAN ARISTY 

Tomado de Diario Libre
Del 31 de julio al 8 de agosto del 1967, se celebró en La Habana, Cuba, la primera conferencia de solidaridad de los pueblos de América Latina (OLAS) con la anfitrionía del Gobierno Revolucionario de Cuba y del Comandante Fidel Castro, y con la asistencia de delegaciones provenientes de los cinco continentes.


Amaury Germán Aristy (Gerardo Sánchez), miembro del Buró Político del Comité Central del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, fue elegido como vicepresidente de la misma. Para esa fecha, se encontraba ya en territorio cubano el grueso del equipo de dirigentes y militantes catorcistas, enviados a recibir entrenamiento militar.

El 25 de octubre del 1967, dieciséis días después de que las agencias internacionales de noticias dieran a conocer la caída del Ché Guevara, en Bolivia, los teletipos de la época transmitieron por el mundo una información dando cuenta de la "desaparición en Holanda del Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, a la sazón agregado militar de la embajada dominicana en Londres. Se daba inicio así a la llamada OPERACIÓN ESTRELLA.

Entre junio y julio del 1967, el equipo de dirigentes y militantes del 1J4, encabezado por Homero Hernández Vargas, salió hacia la República Popular China a entrenarse militarmente, con el objetivo de a su regreso al país, conjuntamente con el equipo enviado a Cuba, constituir la fuerza estratégica guerrillera, responsable del relanzamiento de la lucha armada, en las zonas de Ocoa, Padre Las Casas y Bonao.

Sin embargo, contrario a lo diseñado y planificado por la dirección del MR1J4, los planes y proyectos para relanzar la lucha armada se vieron seriamente afectados por el mensaje que dirigiera a la nación el ex presidente Joaquín Balaguer, el 4 de febrero del 1967, poniendo en conocimiento de la opinión pública nacional e internacional, con lujos de detalles, de la existencia de un "plan subversivo del comunismo internacional". 
El incremento de la escalada represiva a nivel nacional, golpea severamente los planes catorcistas, con la caída el 10 de febrero del 67 en las lomas de Ocoa, de Orlando Mazara y posteriormente, el 4 de mayo del 1967, de los compañeros Luis De Peña (Parrish) y Reyes Saldaña. Otros dos elementos: el retorno al país del grueso del equipo enviado a China, portadores de ideas y propuestas, planes y proyectos, diametralmente opuestos a la línea oficial prevaleciente hasta entonces y, por otro lado, el mantenimiento o retención (voluntaria o forzada) del equipo enviado a Cuba contribuirían decisivamente al deterioro de la autoridad y la disciplina internas y fomentarían la confusión y la desconfianza, a todos los niveles, en el Movimiento Revolucionario 1J4.

Precisamente, en su carta-testimonio, Amaury Germán Aristy, contextualiza los motivos que los llevaron a entregarse a la formación de un nuevo movimiento revolucionario, bajo la dirección del compañero Román, señalando lo siguiente: "Si bien una parte de Los Palmeros arribó a ese país (Cuba) sin tener un criterio claro y correcto sobre la necesidad de la guerra, con la cabeza llena de tesis sobre el partido, la lucha ideológica y la polémica internacional, etc., otra parte, la última en llegar con Gerardo, llevaban ya, desde nuestro país, no solo la línea de la guerra como política oficial del 14 de Junio; sino, además, planes concretos para iniciarla. Que luego los dirigentes del 14 de Junio desertaran de esa línea es harina de otro costal …"

Hoy, podemos afirmar que el surgimiento de los Comandos de la Resistencia, como resultado del acuerdo, que a finales del 1967, en La Habana, Cuba, hicieran Los Palmeros, encabezados por Amaury Germán Aristy, con el Coronel de Abril y Héroe Nacional, Francisco Alberto Caamaño Deñó, al tiempo que marcó la entrada en escena de un nuevo movimiento revolucionario, profundizó la crisis de identidad y disolución del MR1J4. A menos de un año, las filas del 14 de Junio serían estremecidas por otras rupturas y separaciones, que dieron lugar a un nuevo sistema de lealtades y complicidades, de unidad de propósitos y acción, sin que en la mayoría de los casos, durante ese período (1967-1973) se mellaran las amistades y los afectos cultivados durante más de un lustro de militancia compartida. 
De las entrañas del 1J4, a mediados del 1968, surgirían: la Línea Roja del MR1J4, la Unión de Lucha por una Nueva Quisqueya, la Unión del Trabajo de la República Dominicana y el grupo de ex miembros del Comité Central.

En los inicios de la segunda década del siglo XXI, ninguno de esos grupos existe en la escena política nacional. 
La parte sobreviviente de cada uno de ellos tiene diferentes visiones y actitudes frente al presente y al futuro de la nación dominicana, y participa de la política partidarista desde espacios tanto tradicionales como alternativos. 
Frente al pasado, que para muchos de nosotros fue el tiempo de nuestra primera juventud, compartimos, salvo algunas excepciones, un mismo sentimiento de no arrepentimiento y de orgullo por nuestra manera de vivir y luchar en ese tramo de nuestras existencias.

Al congregarnos aquí, 46 años después del nacimiento de los Comandos de la Resistencia, a 41 años de los combates de Las Américas, y 40 años de Playa Caracoles, buscamos encontrar juntos respuestas a muchas preguntas e interrogantes que todavía pululan en nuestros pensamientos, en torno a una serie de hechos, escenarios y personajes, que fueron protagonistas o actores de los mismos. No nos anima ni el odio ni el deseo de la venganza; pero mucho menos el de tender un manto de olvido y de perdón sobre esos acontecimientos. Lo que queremos es aproximarnos, cada día más, a la verdad, para ser justos a la hora del veredicto final de la historia.

Por último, quisiera hacer provecho de este panel y de estas líneas escritas a propósito del mismo, para reiterar el orgullo y el honor que para mí representó y representa haber sido contemporáneo de Amaury Germán Aristy, de Virgilio Perdomo Pérez, de Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy (la Chuta). Haber militado junto, en el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, perteneciendo al Buró Militar, al lado de Baby Mejía, Homero Hernández y el Chori.

Conocí a Amaury Germán Aristy cuando sus padres, don Manuel Germán y doña Manuela Aristy, vivían en Azua. Nos volvimos a ver cuando nuestras familias se establecieron en la capital, (1961-1962). Después de nuestras respectivas salidas hacia el extranjero (Cuba y Francia, respectivamente, en los años 1967 y 1968) no volvimos a encontrarnos en ningún punto de la geografía del país y tampoco en el extranjero.

El 12 de enero de 1972, estando en los terrenos de la universidad Autónoma de Santo Domingo, me enteré del cerco que las fuerzas militares y la Policía Nacional, habían tendido alrededor del escondite de "los muchachos". Un poco antes del desenlace de ese combate desigual, le llevé a doña Manuela un retrato de su hijo, hecho a plumilla por el arquitecto Amable Sterling, y que aún sigue colgado en los pasillos de su casa en la Salomé Ureña.

No volví a verlo, pero lo sigo admirando y recordando. Y más aún, en cada enero, en cada febrero, en cada abril, en cada junio, en cada diciembre, Amaury vuelve a nacer y "va matando canallas, con su cañón de futuro".
















LOS LLAMADO COMANDO DE LA RESISTENCIA.

Ese 12 de enero de 1972 en el kilómetro 14 de las americas se libro una desigual batalla, pero ay combates desiguales en los que se puede perder la batalla, pero aún así, los perdedores resultan triunfantes, pues alcanzan la inmortalidad.
    
Tal es el caso de cuatro activistas de los llamados Comandos de la Resistencia que el 12 de enero de 1972, portando algunos fusiles, resistieron por más de quince horas un ejército de cerca de cinco mil efectivos de todos los cuerpos armados de la República Dominicana.

    En la acción que la historia dominicana registra con el nombre de Los Palmeros, dejaron de respirar, pero alcanzaron la inmortalidad, los jóvenes Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy.

    Los cuatro casi imberbes adoptaron una actitud en contra del go-bierno presidido por el doctor Joaquín Balaguer, porque lo consi-deraron un continuador del sistema implantado por Estados Unidos de América para facilitar la explotación de las riquezas nacionales.

    Desde muy jóvenes abrazaron la lucha  política y en 1965 participaron en algunos comandos constituciona-listas, es decir, aquellos que defendieron la soberanía del país cuando fue invadido por las tropas norteamericanas que hicieron fracasar el objetivo de retornar el go-bierno constitucional de Juan Bosch, derrocado en febrero de 1963.

    En medio de la Revolución de Abril de 1965, los cuatro jóvenes se alinearon en las filas del famoso Movimiento Revolucionario 14 de Junio, que años antes fundó Manolo Tavárez Justo.
    Habiendo sido de los jóvenes inquietos durante esa etapa de la revuelta de 1965, reforzaron su actitud antiimperialista y con el triunfo electoral de Balaguer en junio de 1966, incrementaron su accionar en contra del gobierno.

    Amaury, lo mismo que Cerón, Leal y Perdomo Pérez, sufrieron en carne propia la represión que contra la juventud inquieta y revolucionaria, tildada de comunista por el régimen, se desató en todo el país.

    Se vivía una era de muchos sueños revolucionarios por parte de la juventud dominicana, por lo que muchos jóvenes no solo se organizaron en los partidos de izquierda sino que también idearon como método de lucha el sistema del “foquismo”, caracterizado por la instalación de focos guerrilleros, fuera en las ciudades o en las montañas.

    Se pretendía copiar los ejemplos de Fidel Castro en Cuba, con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, o de los guerrilleros urbanos de Uruguay y el movimiento Tupac Amaru.

    Hay versiones que aseguran que los cuatro jóvenes que se enfrentaron a las tropas integradas por miembros del Ejército Nacional, de la Marina de Guerra, de la Fuerza Aérea y de la Policía Nacional, recibieron entrenamiento militar en Cuba en 1967.

    Para 1968, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) gestaba un golpe de Estado contra el gobierno de Balaguer y para esos fines aglutinó a todos los grupos de izquierda.

Era una estrategia trazada por su entonces secretario general, el fogoso doctor José Francisco Peña Gómez, pero dicha meta fue desautorizada por el profesor Juan Bosch, quien se encontraba en el exterior en calidad de autoexiliado.
    Bosch se opuso a los afanes golpistas de Peña Gómez y en cambio elaboró su famosa tesis de Dictadura con Apoyo Popular, con la cual retornó al país en 1970 proclamando que “limpiaría de garrapatas al buey perredeísta”, refiriéndose a sacar del partido blanco a todos los dirigentes de izquierda que se refugiaban en el mismo.

    La actitud de Bosch impidió que los grupos opositores al gobierno de Balaguer pudieran nuclearse para hacerle una fuerte oposición en el proceso electoral de 1970, con lo cual se incrementó la creencia de que el gobierno había que derrotarlo con la lucha armada.

    Es por eso que el 14 de junio se dividió en distintas fracciones dando paso a numerosos grupos de izquierda, siendo una de ellas  los Comités Revolucionarios Camilo Torres, conocidos mejor con las siglas del CORECATO, desde el cual surge el grupo armado que luego toma el nombre de Comandos de la Resistencia.
    Esta fracción de la izquierda establece contacto con el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien abandonó un cargo diplomático en Europa y clandestinamente viaja a Cuba para formar un grupo militar con la idea de venir al país e instalar un foco guerrillero para derrocar al gobierno de Balaguer.
    Los Comandos de la Resistencia serían el principal soporte para la llegada de Caamaño, pero el gobierno de Balaguer, contando con el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos de Américas descubrió a tiempo el plan y tras identificar a los involucrados, comenzó su persecución.
    Corría el 12 de enero de 1972 cuando de pronto los organismos de inteligencia del gobierno descubren la casa que sirve de albergue a los jóvenes, en el kilómetro 14 de la autopista de Las Américas.

    En un primer intento por apresarlos, cayeron abatidos Virgilio Perdomo Pérez y Cerón Polanco, pero los otros dos, Amaury Germán y Leal Prandy lograron escabullirse y refugiarse en una cueva que existe en las inmediaciones, donde tenían más armas y municiones, y desde ella resistir gallardamente el ataque con todo tipo de armas, incluyendo morteros.

    Efectivos de todos los cuerpos armados, dirigidos personal-mente por los jefes militares de entonces, Ramón Emilio Jiménez Reyes, Neit Rafael Nivar Seijas y Salvador Lluberes Montás, ordenaron un ataque despiadado que duró cerca de cinco horas.

    Las tropas regulares sufrieron numerosas bajas como si los disparos de los jóvenes se multiplicaran, y al final se supo que eran solo dos los que se refugiaron en la cueva, y que solo cuatro habían sido sorprendidos.

    Se afirma que un quinto miembro de los Comandos de la Resistencia, identificado como Plinio Matos Moquete, estuvo en el lugar y logró escapar. 

Por eso fue perseguido por el gobierno hasta apresarle y torturarle.

    Este próximo día 12 se cumplirán los 40 años de la acción en la que cuatro jóvenes casi imberbes resistieron por más de cuatro horas a un ejército de cinco mil hombres, y alcanzaron la gloria al dejar de respirar.     Fuente





Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior