Madre y sus cuatro hijos corren peligro en vivienda a punto de colapsar

Abed-nego Paulino
Santo Domingo, RD.- Deysi Salazar Santos, de 45 años de edad, es un vivo ejemplo de una mujer luchadora que no se rinde ante los problemas y vicisitudes que la vida presenta, ya que le ha tocado, sin haberse propuesto, ser padre y madre a la vez.
Con un sueldo de nueve mil pesos mensuales, es madre de cuatro hijos, tres de los cuales viven con ella, con edades comprendidas entre cuatro a ocho años, la luchadora hace de “tripas corazón” por extender lo más que puede el mísero salario que gana para cubrir todos los gastos que devienen en el hogar.
Basta con que cualquier ciudadano con sentido común se acerque a la calle Salomón, del sector Canaán I de Punta Villa Mella, Santo Domingo Norte, para ser sorprendido por la “casa mágica’’, casi derribada en su totalidad, que apenas algunos palos la mantienen por pocos días antes del derrumbe total que amenaza con ser inminente, si y solo si las autoridades competentes no acuden a su pronto auxilio.

“Ese ‘terapete’ que está ahí fue una prima mía que vino y me lo arregló, pero eso, to’ eso por ahí, eso es agua y agua’’, expresó la luchadora, con mirada triste, señalando parte del interior de la casa.

Deysi tiene dos años viviendo allí, anterior a los cuales se mudaba del lugar y regresaba, sin embargo, al no tener opciones, dictada por su realidad, espera que algún milagro ocurra y pueda salir de la casa jamás deseada.
‘’El esposo mío se murió en enero, de los riñones, dos años va a tener… la casa es una herencia de tres hermanos’’, exclamó la dama.
Sin ser una contadora, administra el dinero lo más que puede para cumplir con los compromisos que asume y empujar a su familia.
‘’Vivo ahora mismo de un trabajito que yo tengo por ahí, gano nueve mil pesos, y prácticamente de esos nueve mil tengo que mantenerme y pagarle a una gente que me atienda esos muchachos, porque no tengo ayuda de familia’’, indicó.
Única petición
La dama pide a las autoridades o quienes puedan ayudarle a suplir su notable necesidad, le construyan su casa.
‘’Que la arreglen, porque es crítico, mire, –señalando el lodazal dentro de la vivienda- todo eso es lleno de agua, están viendo la ‘mojación’; el tío mío fue que secó; esto se llena de agua aquí que uno se vuelve loco’’, describió la penumbrosa madre.
Dijo, en varias ocasiones ha recibido visitas de instituciones y autoridades, quienes ven la casa, tiran fotos, hacen las promesas de arreglo, no obstante, se marchan y jamás regresan.

Si desea colaborar y ayudar a Deysi puede llamar al número 829-884-4690. eldia.com.do

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior