No es simplemente un agregador de noticias

Ocho mujeres presas hacen huelga de hambre en Nicaragua



El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) registran a 39 féminas como presas políticas por el Gobierno.
Únicamente tres mujeres han sido liberadas: Elsa Valle, Irma Centeno Rivera y Yuri Valerio Rivera, el resto permanece en la cárcel acusadas de terroristas.
El abogado Braulio Abarca, del Cenidh, afirmó que de las 39 mujeres detenidas por protestar contra del Gobierno, 21 están siendo procesadas. Entre ellas están Amaya Coppens Zamora, Olesia Muñoz, y Solange Centeno.
Una de las presas fue beneficiada con casa por cárcel, se trata de Yudielka Flores, quien vive en Tipitapa y es acusada de apoyar los tranques de esta ciudad, precisó el Cenidh.
Juanita Jiménez, directora ejecutiva del MAM, indicó que el 70% de esas mujeres no sobrepasan los 30 años y muchas de ellas son estudiantes, líderes comunitarias, comerciantes, obreras y profesionales.
De esta forma, permanecen encerradas 36 mujeres, en su mayoría detenidas ilegalmente; es decir, más de 48 horas arrestadas sin ningún cargo.
Las últimas mujeres detenidas por el Gobierno son: Ana Gabriela López y María Alejandra Castillo, capturadas el 27 de septiembre por la policía.
Saña contra ellas
Carla Patricia Ñamendi, de 55 años, probablemente sea la mujer detenida con mayor edad, afirmó Jiménez. Ella es del barrio indígena de Monimbó y fue detenida en agosto, por lo que lleva más de dos meses arrestada.
“La saña contra ella es porque sus hijos participaron de las protestas en Masaya y como todos huyeron, la tienen a ella en su lugar”, dijo.
Jiménez indicó que otro caso parecido es el de la señora Kenia María Gutiérrez, que tiene 43 días de estar detenida en El Chipote. Ella fue capturada en El Viejo, Chinandega, y la Policía la presentó como terrorista; sin embargo, hasta la fecha no tiene una acusación en los tribunales, preciso la experta.
La directora del MAM aseguró que la mayoría de las mujeres detenidas son de escasos recursos, entre campesinas, estudiantes y amas de casas.
A su criterio, otra prueba de que la represión se concentra en las féminas de menos recursos, es que a pesar que mujeres con muchos recursos participaron en marchas o apoyaron en los tranques, no han sido detenidas.
En términos emocionales hay un impacto devastador en las familias de las mujeres que están detenidas, aseguró Jiménez.
“Por las más jóvenes, las familias sufren por las agresiones físicas y la exposición a los abusos sexuales a las que puede ser sometidas”, explicó la experta, quien agregó que en el caso de las mujeres que tienen hijos, son el soporte fundamental de la familia porque la figura materna es muy fuerte en nuestra cultura.
“No solo afecta en términos emocionales, sino de manutención. Más de un 60% de las mujeres son la cabeza de una familia; es decir, las que generan ingreso”, precisó Jiménez.
Pruebas de abuso sexual
Según Jiménez hay pruebas de abuso sexual en contra de las presas políticas. Existen testimonios documentados y que son del conocimiento de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) de violaciones.
La mayoría de los testimonios son de mujeres violadas o abusadas durante los interrogatorios y que posteriormente fueron dejadas en libertad. Otro método de abuso que más denuncian son los desnudos en las cárceles.
“El ser mujer implica una condición de vulnerabilidad mayor ante el atropello. La tortura para las mujeres siempre será la tortura sexual”, manifestó la experta.














Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior