No es simplemente un agregador de noticias

Cohen asegura que Trump ordenó el pago para callar supuestas infidelidades


Washington 
Michael Cohen, quien fuera durante una década abogado y hombre para todo de Donald Trump, ha lanzado este miércoles en el Congreso una bomba de racimo contra el presidente de Estados Unidos, con graves acusaciones de distinta índole y constitutivos de delito, como que conocía de antemano la intención de Wikileaks de boicotear la campaña de Hillary Clinton, o que ordenó pagar a dos mujeres para callar supuestas infidelidades durante la campaña, lo que sería financiación ilícita. "Es un racista, un estafador, un tramposo", ha dicho del mandatario en una comparecencia televisada por todas las grandes cadenas y que agarró al republicano en plena cumbre con Kim Jong-un en Vietnam.La ciudad de Washington ha tomado la jornada como se toma este tipo de acontecimientos, con bares abriendo antes de tiempo para seguir la comparecencia y cócteles especiales con el nombre “soplón”, es decir, Washington se lo ha tomado con una mezcla de interés y sarcasmo. El exabogado personal del presidente de Estados Unidos pasó siete horas en el Capitolio acusando al mandatario de pagos a actrices de cine porno, amenazas y traiciones, y arrojando sospechas de posibles vínculos del presidente estadounidense con el Kremlin. Desveló detalles particulares, como que el presidente le puso al teléfono a su esposa, Melania, y le pidió que le mintiese sobre los supuestos romances, y presentó un cheque de su puño y letra con el que supuestamente le habría reembolsdo parte del pago a la actriz. Le retrató, además, como una especie de Calígula caprichoso.



“Me avergüenzo de haber elegido participar en la ocultación de los actos ilícitos del señor Trump en lugar de escuchar la voz de mi conciencia. Me avergüenzo porque sé lo que el señor Trump es. Es un racista. Es un timador. Es un tramposo. Era candidato presidencial cuando supo que Roger Stone [exasesor de Trump] estaba hablando con Julian Assange sobre la publicación por parte de Wikileaks de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata”, afirmó al inicio.
Cohen, de 52 años, presumió durante años de ser quien limpiaba los trapos sucios de Trump y, tal y como reconoció también este miércoles, lo hacía a golpe de amenazas cuando la situación lo requería. Habría sido, dijo una vez, “capaz de recibir una bala” por proteger al empresario neoyorquino. Pero cuando el FBI le echó el guante en 2018, decidió colaborar y se declaró culpable de evasión fiscal, de mentir al Congreso (en una comparecencia previa) y de un delito de financiación ilegal de campaña electoral por el pago a las supuestas examantes de Trump. El pasado 12 de diciembre fue condenado a tres años de cárcel. Ya entonces implicó al presidente en dicho delito de financiación ilegal y este miércoles no solo repitió dicha acusación, sino que amplió el campo de tiro. El conjunto de su demoledor testimonio le señala como responsable de posibles delitos fiscales, de influir para mentir al Congreso y de colaboración con potencias extranjeras.
La filtración de correos de Wikileaks se considera una de las grandes patas de la llamada trama rusa, la campaña de propaganda y ciberataque que la justicia estadounidense atribuye a Moscú para favorecer la victoria de Trump en detrimento de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales. Cohen fue testigo, dice, de una conversación telefónica entre el empresario y Stone sobre dicho tema. Cohen también expresó sus “sospechas” sobre la posible colaboración del círculo de Trump y el Gobierno ruso en este asunto, al apuntar, aunque sin pruebas, que el magnate probablemente conocía la reunión que su hijo mayor, Donald júnior, mantuvo con una mujer que se presentaba como cercana al Kremlin y que prometía trapos sucios sobre la candidata demócrata. El hijo del presidente ha admitido dicho encuentro, pero asegura que su padre jamás lo supo.


Una copia del cheque firmado por Trump y aportado por Cohen exhibido en una pantalla durante la comparecencia de este miércoles en el Capitolio.
Una copia del cheque firmado por Trump y aportado por Cohen exhibido en una pantalla durante la comparecencia de este miércoles en el Capitolio.  REUTERS


El jurista, que acaba de ser inhabilitado, asegura que su jefe le pidió poco antes de las elecciones de noviembre de 2016 que pagase a Stephanie Clifford —nombre real de la actriz porno Stormy Daniels— y la modelo de Playboy Karen McDougal, quienes aseguran haber mantenido relaciones sexuales con Trump en los años 2006 y 2007, cuando estaba ya casado con la primera dama, Melania. En concreto, Cohen pagó 130.000 dólares a Clifford y 150.000 a McDougal. Como el objetivo era proteger la imagen del entonces candidato, el hecho constituye un delito de financiación ilícita por no estar declarada. “Me pidió que mintiese a su esposa, lo cual hice, y es uno de mis mayores arrepentimientos. Ella es una persona buena y amable. La respeto mucho y no se merecía esto”, dijo. Cohen asegura que Trump le ordenó mentir en este y otros asuntos que se fueron investigando posteriormente.
Su explosiva comparecencia pública en el Comité de Supervisión y Reforma es posible por obra y gracia de la nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, en una muestra de todos los problemas que le puede crear al presidente este nuevo contrapoder en Washington. Cohen insinuó que Trump, que ya es objeto de 17 investigaciones diferentes, está bajo el escrutinio de la Fiscalía de Nueva York por nuevos delitos que no han trascendido aún, relacionados con conversaciones grabadas entre ambos. Los republicanos trataron de desacreditar el testimonio del abogado. Uno de los más combativos fue el congresista de Ohio Jim Jordan, quien detalló los delitos financieros personales de Cohen y le inquirió: "¿Fueron cometidos para proteger al presidente?”, a lo que el abogado tuvo que responder que no.

Un cheque firmado de su puño y letra

Para tratar de reforzar su versión, el exempleado del presidente ha presentado algunos documentos, como un cheque de 35.000 dólares firmado por Trump el 1 de agosto de 2017, siendo ya presidente, y que, según Cohen, servía para reembolsarle parte del dinero pagado a Stormy Daniels por su silencio. Era uno, dice, de los 11 cheques pagados a lo largo de todo ese año, con el magnate ya en la Casa Blanca. Otro de los cheques presentados, del 17 de marzo, corresponde al hijo, Donald júnior, y la Fundación Trump, por otros 35.000 dólares. El presidente de EE UU ya había admitido en el pasado que el dinero recibido por aquellas mujeres procedía de su bolsillo, en una forma de evitar que la gestión fuera considerada una donación externa de campaña, lo que contradice sus primeras versiones, pero ha negado hasta ahora haber instruido a su abogado para hacerlo.
A lo largo de todo su relato, el abogado ha trazado un retrato narcisista y truculento del mandatario estadounidense. Otro de los documentos que presentó consiste en una carta en la que el abogado amenazaba con acciones legales a la Universidad de Fordham si publicaba el expediente académico de Trump. También se encargó de las informaciones negativas sobre su supuesta dispensa médica para no combatir en Vietnam, justo en la época en la que se mofó del difunto senador John McCain como veterano de guerra. Cuando el abogado le pidió los informes médicos, le dijo que no existían. “Acabó la conversación diciendo: ‘¿Crees que soy estúpido? Yo no iba a ir a Vietnam”, según Cohen.
También ha atribuido al presidente comentarios muy racistas. Citó, por ejemplo, que una vez, pasando en coche por una zona marginada de Chicago, mencionó que solo los negros podían vivir de esa manera. Asegura, asimismo, que opinó que los afroamericanos jamás le votarían porque eran demasiado estúpidos.
La declaración se ha recreado en la egolatría de Trump. Cohen ha mencionado que durante una subasta de arte encargó a un hombre de paja que pujase y pujase por un retrato del magnate para asegurarse de que se vendía como la pieza más cara. El individuo pagó 60.000 dólares que la Organización Trump le reembolsó y el cuadro quedó en propiedad de la empresa. También, ha asegurado Cohen, “inflaba sus activos cuando esto servía a sus propósitos, como al intentar entrar en las listas de las mayores fortunas de Forbes, o los reducía para rebajar el pago de impuestos”. Cohen entregó al Congreso tres declaraciones de activos de 2011, 2012 y 2013 que Trump había preparado para Deutsche Bank porque quería un crédito para comprar el equipo de fútbol Buffalo Bills, que finalmente no adquirió.
También ha respaldado una historia muy extendida en Washington: que Trump jamás se imaginó ganar las primarias republicanas o las elecciones presidenciales y que su campaña solo buscaba publicidad para sus negocios. De hecho, asegura que cuando el empresario ya había comenzado su carrera electoral siguió dirigiendo y preguntando por un proyecto de rascacielos que la empresa quería construir en Moscú, lo que supondría un grave caso de conflicto de intereses. Cohen había mentido sobre este asunto en el pasado por, asegura, orden de su jefe. La congresista Debbie Wasserman-Schultz, antigua presidenta del Comité Nacional Demócrata, preguntó a Cohen: "¿Es posible que la familia Trump al completo estuviera comprometida con un adversario extranjero [Rusia] en los meses anteriores a las elecciones presidenciales?". Y Cohen respondió: "Sí".
El testimonio de Cohen señala a Trump como responsable de posibles delitos fiscales y otros relacionados con la financiación de su campaña, pero no aporta ninguna prueba del corazón de las pesquisas sobre la trama rusa: si el presidente o su entorno colaboraron de alguna manera con el Kremlin en una injerencia que los servicios de inteligencia estadounidenses dan por segura. El fiscal especial encargado del caso, Robert S. Mueller, está ultimando el informe final después de casi dos años de investigación, motivo por el cual la comparecencia de este miércoles no pudo entrar en muchos detalles.
Se adhiere a los criterios de 
The Trust Project

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior