Vano ninguneo

SANTO DOMINGO-.Hay muchas maneras en que un columnista puede ejercer su legítimo y muchas veces imprescindible rol de crítico del poder, sea este gubernamental o privado. El poder político no es solo de funcionarios, porque nadie negará que hay líderes y periodistas opositores muy poderosos.
Pero, ¡ay del crítico cuando se torna tartamudamente pertinaz y también necio! Concentrada exclusivamente en unos u otros destinatarios, por más que se revista de filigranas académicas o impostadas condescendencias, pierde brillo. Así pasa con los foetazos del contumaz articulista Andrés L. Mateo contra el ministro de la Presidencia, José Ramón Peralta.
Sin un ápice de naiboa concreta que sustente su esqueleto ideológico para descalificar a Peralta por haberse referido al “danilismo”, este sospechoso crítico ducho en poéticas discutibles y vanas teorías literarias, pretende aplicar a la política y su realidad –o quizás solo a José Ramón— la severidad de sus gustos para ridiculizar algo patente. Algunas cosas, como el juicio que tenga

Share on Google Plus

About El Periodiqui

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 Comments:

Publicar un comentario

Saludos a todos

Dominicanos en el exterior