Las voces más duras contra la pederastia organizarán la histórica cita de los obispos en el Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO Los abusos se han convertido en un tema crucial del Pontificado de Francisco, y el Vaticano empieza a dar forma ya a la histórica cita del próximo febrero, cuando el Papa reunirá en la Santa Sede a todos los presidentes de las conferencias episcopales del mundo para tratar la cuestión. Cuatro días (entre el 21 y el 24 de febrero) en los que deberán sentarse las bases de nuevas reglas para la prevención y, presumiblemente, la investigación y sanción de los casos. La Santa Sede ha hecho pública esta mañana la composición del comité organizador, integrado por cuatro nombres de contrastada reputación en la lucha contra esta lacra que carcome la Iglesia. Además, ha anunciado que en la reunión participarán también mujeres y víctimas de abusos por parte del clero.
El comité del encuentro, bautizado como La protección de los menores en la Iglesia, estará formado por figuras poco inclinadas a poner paños calientes y abiertamente críticas con el papel de la mayoría de episcopados mundiales en esta cuestión. El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quizá la persona con mejor reputación en el Vaticano en la lucha contra los abusos —ejecutó la investigación contra el Padre Maciel y llevó el caso de los obispos de Chile, que terminaron renunciando de pleno— será una de las principales voces que la integrará. Le acompañará el jesuita Hans Zollner, miembro de la Pontificia Comisión de Tutela para los Menores y una de las personas que mejor conoce el sistema de prevención de abusos en la Iglesia. Él será la persona de referencia en el comité para todas las consultas. La voz estadounidense, fundamental en esta cuestión, estará representada por el cardenal y arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, muy activo en la cuestión. Además, les acompañará el arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia Episcopal India, el cardenal Oswald Gracias.
Zollner será una figura clave, y la comisión que ha integrado en los últimos cinco años servirá de base para muchas de las discusiones que se mantendrán. De hecho, él mismo ha explicado en una entrevista a la web del Vaticano que la estructura del debate será abierta, “libre” y cercana al método de un sínodo de obispos. “Enviaremos un cuestionario a todos los participantes. Es importante compartir las experiencias, las dificultades y las posibles soluciones para afrontar este terrible escándalo. Nos parece que este modo de proceder expresa la dimensión de la sinodalidad tantas veces evocada por el Papa”.
El portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, ha explicado también el sentido del encuentro. “No tiene precedentes y muestra cómo el Papa ha convertido la protección de los menores en una prioridad para la Iglesia. Se trata de mantener a los niños a salvo de abusos en todo el mundo. Y Francisco quiere que los líderes entiendan completamente el impacto devastador que los abusos del clero tienen sobre las víctimas. El encuentro es principalmente para los obispos, que son en gran medida responsables de este grave problema. Pero hombres y mujeres expertos en este campo también darán su opinión”.
El Vaticano espera que las conferencias episcopales se pongan a trabajar ya en propuestas, medidas y proyectos que puedan ser expuestos en la reunión. “La fase consultiva inicia ya. Y servirá para recoger y armonizar mejor la experiencia de todos los episcopados”, advierte Zollner. En el caso de España, por ejemplo, hay quien espera en la Santa Sede que la preparación vaya más allá de una comisión creada sin ningún tipo de garantías de imparcialidad y sin una sola víctima en su seno.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

0 comentarios:

Publicar un comentario

Saludos a todos

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *