Daniel Norris, el lanzador que superó el cáncer, vive en una furgoneta y con la fe puesta en Dios

Santiago
Su permanente contacto con Dios le ha proporcionado todo lo que necesita y su recuperación de cáncer en la glándula tiroides lo ve como una respuesta a sus plegarias y a la fe que nunca ha abandonado.Así profesa su convicción y creencia en el ser supremo el lanzador de las Grandes Ligas Daniel Norris, que actualmente lanza para las Águilas Cibaeñas en el presente torneo otoño-invernal de la República Dominicana.
A los 18 años de edad, Norris, originario de Johnson City, Tennessee, Estados Unidos de Norteamérica, fue seleccionado en el draft del 2011 por los Azulejos de Toronto por un bono de dos millones de dólares. Tuvo un rápido ascenso, pues tres años más tarde (2014) pudo debutar en la liga mayor. En enero del año siguiente fue nombrado el prospecto número uno en la organización canadiense y el número tres en todo el béisbol, cinco meses más adelante fue cambiado a los Tigres de Detroit.
Norris ora y le habla a Dios cuando lanza
“Yo estuve tranquilo y solo seguí el procedimiento médico sometiéndome a la cirugía para que me extirparan el crecimiento maligno que presentaba y desde entonces mi salud ha regresado, actualmente me hago unos chequeos de rutina para asegurarme que todo sigue bien”, detalla.

Subraya que su carrera es un regalo de Dios y por eso vive agradecido.
“Mi relación con Dios es la prioridad de mi vida, si no fuera por Él, yo no estuviera jugando béisbol. Es mi plataforma… sin importar lo que yo haga, lo único que quiero es llevarle gloria a su nombre”, manifiesta el zurdo.
Su estilo de vida es muy conservador y acota se siente más cómodo viviendo con algo de pobreza. Es conocido por su gran competitividad, por mantenerse en gran forma física y su fidelidad a Dios.“Yo oro y le hablo cuando estoy en la lomita lanzando, no importa si gano, pierdo o salgo sin decisión del partido, solo trato de glorificarlo a Él con el talento que me ha dado”.
Su camper Volkswagen
Norris genera curiosidad debido a que adoptó un estilo de vida poco común para un atleta que juega a nivel de Grandes Ligas: vivir dentro de un camper (vehículo furgoneta o casa rodante).

El camper es una Volkswagen Westfalia de 1978 a la que apoda “Shaggy” en homenaje al personaje de los dibujos animados “ Scooby- Doo” y a la cual le ha dedicado una cuenta en Instagram “ShaggyNorris”.
Afirma lo compró meses antes de que fuera seleccionado en el draft del 2011. Desde entonces, le ha hecho adecuaciones para poder vivir en su interior, habilitándolo con cosas vitales como cama y estufa”, explica.

Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

0 comentarios:

Publicar un comentario

Saludos a todos

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *