CONOCE CUAL ES LA FUNCIÓN DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS



LA FUNCIÓN LEGISLATIVA

La función principal del Congreso de los Diputados es la legislativa, esto es, la aprobación de las leyes.
La Constitución reconoce la iniciativa legislativa al Gobierno, al Congreso de los Diputados, al Senado, a las Asambleas de las Comunidades Autónomas y la Iniciativa Legislativa Popular a propuesta de no menos de 500.000 ciudadanos con sujeción a lo establecido en una Ley Orgánica.
La iniciativa, que se denomina proyecto de ley cuando la presenta el Gobierno y proposición de ley en los demás casos, se plantea siempre ante el Congreso de los Diputados, salvo las proposiciones del Senado que han de ser tomadas en consideración en la Cámara Alta, que la remitirá luego al Congreso. Tampoco se inicia en el Congreso de los Diputados la tramitación del Fondo de Compensación Interterritorial. Tras la presentación se produce la calificación por la Mesa y la publicación oficial del proyecto o proposición de ley. Cuando la iniciativa se deba a los Diputados, a las Asambleas de las Comunidades Autónomas o a los ciudadanos, la proposición de ley estará sujeta al trámite de toma en consideración, que consiste en un debate y votación en Pleno sobre su oportunidad. Los proyectos del Gobierno y las proposiciones de ley que se reciban del Senado no están sujetos al trámite de toma en consideración.
Al tiempo que se publica un proyecto de ley presentado por el Gobierno, o tras la toma en consideración de las proposiciones de ley, se abre un plazo para presentar enmiendas a la totalidad o al articulado. Las primeras solo pueden formularse por los Grupos Parlamentarios.
Si se presentan enmiendas a la totalidad del proyecto o proposición de ley, se produce un primer debate de totalidad en el pleno. Si en este debate se aprueba una enmienda a la totalidad de devolución, la iniciativa se entiende rechazada. Si se aprueba una enmienda de texto alternativo, se abre un nuevo plazo de enmiendas que solo podrán ser al articulado Si se desestiman, se devuelve el proyecto o proposición de ley a la Comisión competente para que siga su tramitación.
La Comisión designa a la Ponencia, que está integrada por Diputados miembros de los distintos Grupos Parlamentarios y cuya composición numérica se determina por la Mesa al inicio de la Legislatura. Es un órgano que, asesorado por un Letrado, a puerta cerrada estudia las distintas enmiendas formuladas y emita un informe, que se debatirá en Comisión. Terminado el debate en Ponencia, la Comisión se reúne con publicidad y procede al debate y votación de las enmiendas y del texto, emitiendo un dictamen.
Tras la intervención de la Comisión y una vez incluido en el orden del día del Pleno, se abre una discusión sobre el proyecto o proposición de ley y las enmiendas mantenidas. El texto resultante se envía al Senado.
El Senado, en relación con los textos legislativos que recibe del Congreso, puede aprobar vetos o enmiendas al articulado. Si es así, el texto vetado o enmendado vuelve al Congreso que, por mayoría absoluta o simple transcurridos dos meses, puede levantar el veto y por mayoría simple aprobar o rechazar las enmiendas del Senado. Una vez la Ley queda definitivamente aprobada, debe someterse a los trámites de sanción y promulgación por el Rey y a su posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado.
Junto al procedimiento anterior, el Reglamento del Congreso cuenta con otros procedimientos legislativos especiales como la tramitación de los proyectos de ley orgánica, de los Presupuestos Generales del Estado, los Estatutos de Autonomía, la reforma constitucional, la competencia legislativa plena de las Comisiones y la lectura única. Además de aprobar las leyes, el Congreso convalida o deroga Decretos-Leyes, autoriza tratados y convenios internacionales y controla el ejercicio de las delegaciones legislativas.

IV. LA FUNCIÓN DE CONTROL E IMPULSO

Tras la celebración de las elecciones generales, y en los demás supuestos de cese del Gobierno (pérdida de la confianza parlamentaria, dimisión o fallecimiento de su Presidente), se inicia el procedimiento para la investidura de un nuevo Presidente Gobierno. El Rey, tras consultar con los Grupos Políticos con representación Parlamentaria, propone al Congreso un candidato a la Presidencia del Gobierno. Este candidato, tras exponer su programa ante el Pleno de la Cámara, debe obtener el voto favorable de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados. De no alcanzarse dicha mayoría, podrá ser elegido si obtuviese la mayoría simple en una nueva votación realizada cuarenta y ocho horas después de la primera.
El nombramiento de los Ministros no corresponde a la Cámara sino al Rey a propuesta del Presidente del Gobierno.
Detalle de la “bancada azul” donde tienen sus escaños los miembros del Gobierno, durante una sesión Plenaria. Fuente: Congreso de los Diputados
Detalle de la “bancada azul” donde tienen sus escaños los miembros del 

Gobierno, durante una sesión Plenaria. Fuente: Congreso de los Diputados
El Gobierno cesa cuando se rompe la relación de confianza que le une al Congreso de los Diputados, mediante la aprobación de una moción de censura o la denegación de una cuestión de confianza. La moción de censura debe incluir la propuesta de un candidato alternativo de forma que, si se aprueba, cesa un Presidente del Gobierno y, en el mismo acto, se elige un nuevo Presidente. La cuestión de confianza solo puede plantearse por el Presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros, y debe formularse en relación a su programa político o a una declaración de política general. Si no se alcanza la mayoría simple, el Gobierno debe presentar su dimisión al Rey, abriéndose entonces el procedimiento de investidura de un nuevo Presidente del Gobierno.
El Congreso fiscaliza y controla la actuación del Gobierno y de la Administración Pública fundamentalmente por medio de preguntas e interpelaciones. Las preguntas, que pueden ser orales o escritas recaen sobre cualquier asunto competencia del Gobierno, mientras que las interpelaciones versan sobre la conducta del Ejecutivo en cuestiones de política general, bien del Gobierno o de algún Departamento ministerial.
Las proposiciones no de ley, mociones y propuestas de resolución son actos de naturaleza similar que pretenden la adopción de un acuerdo no legislativo por el Congreso, mediante el cual este manifiesta su posición sobre un tema o cuestión determinada, o se dirige al Gobierno instándole a actuar en una dirección concreta.
El Congreso de los Diputados y el Senado eligen al Defensor del Pueblo y a los miembros del Tribunal Constitucional, del Consejo General del Poder Judicial, del Tribunal de Cuentas y de otros organismos.

Share on Google Plus

About The Unique Chanel

0 comentarios:

Publicar un comentario

Saludos a todos

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *