UN CRIMEN HORRENDO QUE COINCIDE CON LA REFORMA DEL CÓDIGO PENAL


Por Ramón Sanchez. La vida de Esperencita pudo haberse salvado, los diputados, senadores y las iglesias católica y evangélica pusieron su granito de arena para que mi hija  no  lograra sobrevivir. Margarita Hernandez Madre de la joven.

No solo es un crimen el hallazgo de seis fetos en la carretera de San Isidro en un solar baldío  próximo a la avenida Ecológica, resulta algo extraño, pero causa indignación que sean seis y no uno como ha sucedido en otras ocasiones.

Sin ser un experto en la materia, en este caso puede que sucedan dos cosas, o dicho fetos provenían de una sola mujer que estaba embarazada de sixtillizo, o quizás estos fueron llevado al lugar despues de ser extraído del vientre de seis madres distintas, si es así, el hecho tuvo que ser realizado en una clínica de esa que acostumbran a cometer este tipo de delito.

Pero hay otra cosa que llama poderosamente la atención y que debe ser analizada y tomada en cuenta a la hora de hacer una investigación exhaustiva y profunda. A que me refiero; como todos sabemos, en el congreso nacional se conocía una reforma al código penal acerca de la penalizacion y prohibición del aborto, diferentes grupos se oponían al proyecto, otros propugnaban por su aprobación con una serie de enmienda, a pesar de que surgieron acaloradas controversias la reforma fue aprobada en el día de hoy sin tomar en cuenta a la mujer que es la dueña de su cuerpo. Pero resulta que es muy extraño y hasta sospechoso que un día antes de ser reformado el código penal donde se aprobó la prohibición del aborto  sus penas y consecuencia aparezca un bulto o una caja con media docena de niños y niñas en formación y de la misma edad de acuerdo a los informes  que han salido en la prensa escrita, radial y televisiva.

Mi opinión, y la de este Medio es que caso como este deben ser llevado hasta las ultimas consecuencia, caiga quien caiga, y si hay culpables, que de seguro los hay que se le aplique todo el peso de la ley.  Esperemos ahora para ver cual será la decisión de los Senadores. Ojala que  de aquí en adelante no tengamos muchos caso parecido al que ocurrió en el año 2012  donde la vida de una joven de quince años de nombre  Rosaura Almonte, mejor conocida como Esperancita tuvo que ser sacrificada por el simple capricho de unos cuantos. Cuantas Esperancita tenemos que ver sepultada.






Share on Google Plus

About El Periodiquito Oriental

0 comentarios:

Publicar un comentario

Saludos a todos

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *